¿Cómo se almacena la energía solar? Los sistemas y métodos de almacenamiento energético

Lo primero que tenemos que saber es qué significa el concepto de almacenamiento energético. Sencillamente, es la conservación de energía generada para liberarla cuando sea conveniente. Gracias a los sistemas de almacenamiento energético se consigue una mayor eficiencia y aprovechamiento de cada megavatio de energía generado por una instalación.

Básicamente, este almacenamiento tiene por objeto la conservación de la energía generada para liberarla cuando sea conveniente.

Almacenamiento de energía en sistemas fotovoltaicos

La energía eléctrica que se genera en sistemas como los fotovoltaicos se puede generar, transportar y transformar fácilmente. A pesar de ello, aún no se ha logrado almacenarla fácilmente y sin muchos costes. Por ello, las energías renovables (aquellas dentro de la llamada “naturaleza no gestionable”) necesitan apoyarse en sistemas de almacenamiento para que no se produzcan vertidos indeseados de energía limpia en períodos valle. Estos períodos son aquellos en los que suelen producirse un menor consumo o uso.

Así, para poder conseguir que estas tecnologías de generación de energía sean cada vez más usadas, es muy importante conseguir mejoras en las técnicas de almacenamiento de energía eléctrica.

El almacenamiento energético supone gran parte del I+D de Greening, combinando la generación con el almacenamiento en sectores complejos, alimentando de forma autónoma centrales de producción industrial, agrícola y ganadera.

Tipos de almacenamiento de energía

Actualmente, hay distintos métodos de almacenamiento de energía según la capacidad de la instalación: A gran escala, almacenamiento en redes y a nivel de usuario (GW, MW y kW respectivamente).

A gran escala se suelen usar métodos de bombeo y almacenamiento térmico; en redes pilas, baterías, condensadores, superconductores y volantes de inercia y a nivel usuario baterías, superconductores y volantes de inercia.

Evolución en el almacenamiento de energía

Las nuevas tecnologías de almacenamiento de energía se convertirán en elementos fundamentales de los sistemas eléctricos del futuro. Aunque actualmente estos sistemas de almacenamiento son caros, con el paso de los años y con la mayor demanda de sistemas de generación de energía eléctrica, los costes se abaratarán. Así, podremos conseguir una sociedad más sostenible y un planeta cada vez más sano.

Después de todo, el crecimiento de esta tecnología es exponencial, y veremos en los siguientes años cómo sigue esta progresión, teniendo en Greening una de las empresas modelo para analizar cómo y dónde aplicar estos desarrollos.

Nuestras instalaciones suponen un antes y un después en la manera de concebir cómo dar respuesta a las necesidades especiales de clientes a los que, por diversas razones, la red eléctrica no es capaz de satisfacer. Contacta con nosotros para tener más información.


Noticias Greening relacionadas: