Una de las preguntas más frecuentes a la hora de realizar una instalación fotovoltaica en cubierta es la referida al incremento de peso que soportará. José Ramón Sierra, del departamento de Ingeniería de Greening-e, nos cuenta ciertos detalles importantes sobre los tipos de cubiertas y sus características.

Si tenemos pensado realizar una instalación fotovoltaica en cubierta, existen ciertos factores a tener en cuenta. En primer lugar, debemos analizar con exactitud el Real Decreto 314/2006; documento por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación. Este decreto recoge los valores mínimos de sobrecargas en cubiertas en función de la tipología de las mismas.

Cada vez es más común encontrarnos con diferentes tipos de cubiertas. Además, estas también pueden presentar grandes luces y envergaduras. Habitualmente, el cálculo inicial consiste en dimensionar la instalación según el Documento Básico de Seguridad Estructural (Acciones en la Edificación) donde se detallan las sobrecargas que será capaz de soportar la cubierta.

En concreto, según el tipo de cubierta, los valores máximos que obtenemos son:

  • Cubiertas ligeras sobre correas, sin forjado y no transitables: 40 kg/m²
  • Cubiertas transitables o no transitables, con inclinación menor de 20°: 100 kg/m²

Dentro de las instalaciones colgadas o suspendidas de la cubierta, encontramos: cortinas sectorizadoras de incendios, protección contra incendios, luminarias, sonido y megafonía, ventilación y climatización, entre otras.

Aparentemente, parece que todas estas instalaciones le van a propiciar a la cubierta una carga en exceso. Sin embargo, en el caso de que todas las instalaciones citadas anteriormente se concentraran en 1 m², el valor más desfavorable aproximado que podríamos encontrar sería de 12 kg/m². La cubierta y el panel de cubrición están diseñados para soportar ese peso tanto por encima de la cubierta como por debajo.

Tipología y elementos a tener en cuenta en las cubiertas ligeras

Este tipo de cubiertas se caracterizan por la ausencia de hormigón en elementos de cubierta. No obstante, también disponen la opción de implementarlo. En cuanto a edificios industriales, normalmente disponemos de dos tipos de paneles de acabado de cubierta; ambos soportados por estructura de acero o de hormigón prefabricado.

Cubierta de panel deck

cubierta de panel deck

La capacidad portante de este sistema de acabado depende de tres factores principales: número de vanos a salvar,  distancia de las correas y espesor de la chapa perfilada. Los valores oscilan entre los 200 kg/m² y los 2000 kg/m².

Cubierta de panel sándwich

cubierta de panel sándwich

Al igual que en el panel deck, en este sistema de acabado encontramos los mismos factores que determinarán su capacidad portante. Sin embargo, en este caso los valores oscilan entre 80 kg/m² y 400 kg/m².

Cubierta inclinada, acabado en pizarra.

 

cubierta inclinada acabado en pizarra

 

En este tipo de cubierta la base donde comienza todo el sistema de cobertura puede ser panel sándwich, panel deck, correas y tablero de madera, forjado de hormigón, formación de pendiente de ladrillo hueco, etc…

Características y tipos de cubiertas no ligeras

  • Cubiertas planas de hormigón armado

En esta cubierta normalmente nos encontramos con un forjado de hormigón armado con armadura de acero para absorber los esfuerzos de tracción. En él se apoya todo el conjunto de cubierta. Este tipo de cubierta puede tener diversos acabados como por ejemplo la grava, ajardinada, simple impermeabilización o sobre plots.

sobre plots

Ilustración 1. Sobre Plots

ajardinada extensiva

Ilustración 2. Ajardinada extensiva

ajardinada intensiva

Ilustración 3. Ajardinada intensiva

  • Cubiertas planas de hormigón armado, acabado en teja con formación de pendiente.

Este es el tipo más común que nos encontramos en uso no industrial, ya sea tanto en casas aisladas pareadas como en bloques de viviendas en serie.

Las cubiertas más habituales que podemos encontrar en este grupo son las siguientes:

  • Cubiertas de Estructura Reticular Monodireccional.
  • Cubiertas de Estructura Reticular Pluridireccional.
  • Cubierta de Viga Horizontal en Celosía, Doblada.
  • Mallas Espaciales.
  • Cubiertas Colgantes.
  • Cubiertas Neumáticas.

Es importante mantener un contacto directo proveedor – ejecutor para conocer tanto las cargas tanto de viento y nieve como el peso propio de la estructura y el módulo fotovoltaico que se va a instalar. De esta forma, se analizan con exactitud las características del proyecto; garantizando que el comportamiento de la base del mismo presente un pilar sólido y resistente que perdure a pesar de las inclemencias meteorológicas.

La importancia de realizar un profundo análisis sobre la ubicación de la instalación

En Greening-e estudiamos al detalle el tipo de estructura en el que se va a ejecutar la instalación solar fotovoltaica, teniendo en cuenta tanto las sobrecargas en cubierta, como las instalaciones colgadas de esta. Analizamos todos los aspectos en lo referido al tipo de cubierta para que tanto la fijación como el rendimiento de la instalación sea el óptimo. Nuestro equipo de profesionales ingenieros se encargará de que tu instalación fotovoltaica sea capaz de generar la máxima cantidad de energía solar posible. Si tienes dudas respecto a estas cuestiones y/o deseas recibir asesoramiento técnico, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Noticias Greening-e relacionadas: 

Diferencia entre ahorro energético y eficiencia energética

Greening-e te ofrece un servicio integral en el desarrollo de centrales fotovoltaicas