El ahorro energético y la eficiencia energética forman parte del día a día de las empresas que buscan lograr un consumo energético menor que el habitual. No obstante, aunque ambos estén estrechamente relacionados, presentan ideas diferentes.

El término de eficiencia energética está cada vez presente con más frecuencia en nuestro día a día. Multitud de compañías de diferentes sectores, desde los electrodomésticos del hogar hasta vehículos del sector automovilístico, están obligados a mostrar la calificación energética de los bienes que comercializan. Al observar este término, es muy posible que lo asociemos directamente al ahorro energético y la reducción de emisiones. Sin embargo, aunque están ligados, presentan ciertas diferencias en sus finalidades.

diferencias entre los conceptos de ahorro energético y eficiencia energética

Ahorro energético y reducción del consumo de energía

Por una parte, el ahorro energético consiste en la búsqueda de reducción de energía consumida con la incorporación de nuevos hábitos energéticos más ahorradores. Esto puede conllevar a una reducción del confort térmico y el bienestar, además de que la producción (en el caso de las empresas) puede verse afectada. La finalidad es conseguir un ahorro a raíz de la reducción del uso de servicios como la calefacción o el aire acondicionado, entre otros. Es una de las soluciones más comunes tanto en hogares como en empresas, pero no es una solución aconsejable en el largo plazo.

Sin embargo, si decides apostar por esta alternativa, te dejamos una serie de acciones que puedes llevar a cabo:

  • Adaptar la temperatura de la climatización en tu hogar o empresa a valores no demasiado extremos.
  • Apagar y desconectar los aparatos electrónicos cuando no estén siendo utilizados.
  • Reducir la temperatura máxima de agua caliente
  • Apagar luces innecesarias o las presentes en estancias vacías.
  • Cerrar ventanas y puertas cuando los dispositivos de climatización estén encendidos.

Eficiencia energética: la optimización del consumo energético

Mientras que el ahorro energético trata de reducir el gasto mediante un menor uso de la energía, la eficiencia energética persigue mantener un bajo consumo de energía al desarrollar las actividades habituales del edificio sin que el confort ni la producción se vean afectadas. De esta forma, no se busca incurrir en cambios en los hábitos de consumo, sino que trata de adaptar medidas y sistemas para lograr una reducción máxima de la energía final consumida; protegiendo también el medio ambiente al eliminar las emisiones de CO2.

La finalidad es optimizar el consumo energético mediante equipos de ahorro. Así, al usar la energía de manera eficiente, se consigue aprovechar la energía al máximo. De esta forma, logramos reducir las emisiones contaminantes del edificio y ahorrar en la factura de la luz.

A día de hoy, el hecho de contar una mejor calidad en la gestión energética es una prioridad cada vez mayor entre las distintas empresas y organizaciones. Esto se debe los múltiples beneficios que se obtienen, tanto económicos como medioambientales. De esta forma, mientras se ahorra en la factura de la luz, se favorece el bienestar y la salud de todas las formas de vida del planeta; además de potenciar el futuro beneficio de muchas actividades. Por todo ello, apostar por la eficiencia energética sí es una solución inteligente a largo plazo.

Algunas medidas que se pueden adoptar para lograr una mayor eficiencia energética son:

  • Reemplazar electrodomésticos por unos más eficientes (con calificación energética A). Principalmente el frigorífico y la lavadora.
  • Utilizar sistemas de iluminación de bajo consumo (LED).
  • Implantar sistemas de climatización más sostenibles y eficientes.
  • Contar con un buen aislamiento térmico exterior en nuestro edificio.
  • Instalar termostatos y temporizadores en los equipos de climatización.
  • Sustituir las calderas antiguas por otras más eficientes, como las calderas de biomasa.
  • Apostar por las energías renovables, como la energía solar fotovoltaica para autoconsumo energético y la aerotermia para climatización y agua caliente.
La labor de Greening-e para mejorar la eficiencia energética de nuestros clientes

En Greening-e apostamos por soluciones más sostenibles y eficientes energéticamente que se adapten a las necesidades de nuestros clientes. Nuestra compañía cuenta con diez años de experiencia en el sector de la energía solar fotovoltaica. Además, contamos con un servicio integral de Eficiencia Energética que analizará las necesidades de su edificio; haciendo un estudio exhaustivo del mismo y aplicando la solución más eficiente y óptima. Si estás en interesado de disfrutar de todas las ventajas que ofrecen las energías renovables, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Noticias Greening-e relacionadas:

Alumbrado público y eficiencia

Las principales categorías de actuación en Eficiencia Energética